Quizás el Black Friday se haya convertido en el emblema del hiperconsumismo, o quizás sea un día en el que podamos soltarnos la melena y decidamos acabar de una vez por todas, con la cantidad de excedentes en los comercios de ropa, electrónica y todo aquello...