Considerando que la energía proveniente de los combustibles fósiles, es responsable de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del mundo, causantes del cambio climático y la contaminación del aire  (European Environment Agency, EEA, 2018)  es prioridad en la agenda ODS 2030, acelerar el cambio a energías renovables. Esta urgencia está fundamentada en dos hechos cruciales. Por un lado, mantener la temperatura global por debajo de 2º C, debido a sus graves consecuencias para la humanidad y el ecosistema y por otro, reducir los gases efecto invernadero a un 40% para el 2030, frenando la contaminación de aire, tierra y mar, causantes del deterior de la salud de las personas y el planeta.

Según el Informe REFLECTION  PAPER – TOWARDS A SUSTAINABLE EUROPE BY 2030, (Enero 2019, Comisión Europea) el objetivo es que las energías renovables representen para el 2020 el 20% y alcancen en el 2030, el 32%. Actualmente, el balance europeo está en torno al 18%. El estudio de la Comisión Europea se muestra optimista ya que con estos datos, ve factible que se cumpla el objetivo de reducir un 40% los gases de efectos invernadero para el 2030.

Las energías limpias son clave para la transición ecológica, y una oportunidad económica en todos los sentidos. En este contexto, todas las políticas públicas en el marco europeo, se dirigen a poner el mayor número de trabas a la costosa dependencia de los combustibles fósiles. Según el estudio de la CE, la importación de combustibles fósiles genera hasta la fecha una factura para Europa de unos 260. 000 millones de euros. Evitar esta dependencia y ganar en autonomía energética, no es solo una necesidad imperiosa para conservar nuestro planeta, si no también, una oportunidad para innovar, crecer y generar empleo.

Según la Asociación Empresarial Eólica, La energía eólica en Andalucía ha supuesto un claro empuje a la economía local. Con una generación de más de 9.000 empleos, el sector de la energía eólica en Andalucía representa el 2,56 de su PIB y cubre las necesidades de electricidad de más de 1.445.000 hogares andaluces, evitando la emisión de más de 3,6 millones de toneladas de CO2 al año.

El Informe de la CE menciona así mismo, la creación de cerca de  1.5 millones de puestos de trabajo en Europa, en torno a las energías renovables y la eficiencia energética. Europa, como líder en producción e innovación en energía oceánica y energía eólica marina, podría aprovechar esta ventaja competitiva, para ser motor mundial en esta área.

La legislación va también al unísono favoreciendo esta transición y obligando a las Corporaciones a ser más transparentes. La recién aprobada Ley sobre información no financiera de las empresas, pondrá freno a un buen número de empresas que al tributar fuera de sus fronteras, eludían responsabilidades a la hora de informar sobre su impacto social y medioambiental.

¿Pero son LAS ENERGÍAS LIMPIAS VIABLES en términos de COSTE y EFICIENCIA?

A priori, las fuentes de energía renovable no necesitan pagar por el combustible, dado que el viento o el sol son recursos que están ahí en la naturaleza, disponibles para su uso. Si medimos por otro lado la eficiencia, en términos del potencial energético que tiene un recurso para convertirse en electricidad, podría parecer que las energías renovables no son eficientes, pero no es tanto así.

Según los expertos ( Michael Barnard, low-carbon innovator), los paneles solares convierten en electricidad alrededor del 20%, pero el 80% no es un desperdicio costoso como en el caso de las fuentes de combustibles fósiles. Las plantas de carbón alcanzan una eficiencia del 33% al 40% en los mejores casos, y el resto es solo calor perdido. Las plantas de gas de ciclo combinado, donde se utiliza el calor, además de la energía mecánica para generar electricidad, logran alcanzar el 54% de eficiencia. Lo que hay que tener en cuenta, es que las fuentes de combustibles fósiles están pagando el 100% del combustible, y las externalidades. Por esta razón, si las emisiones de CO2 son de dos a tres veces la masa de los insumos de combustible, se podría deducir que estamos pagando el 300% del combustible, pero solo estamos obteniendo del 20% al 50%.

 

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

 Según la revista Energy and Environmental Science,  la energía eólica es la   más eficiente, con un máximo de 59,3%, de aprovechamiento. Las mejores turbinas eólicas alcanzan aproximadamente el 95%, por lo que, siguiendo  con el mismo razonamiento y considerando que el viento es un recurso disponible, seguimos ganando en relación coste-beneficio si lo equiparamos incluso con el ciclo combinado.

 

El problema de la energía solar y la eólica, viene dado por su inestabilidad. Al ser recursos “libres”, no se puede garantizar que haya viento suficiente o sol de forma estable, generando electricidad en su máximo potencial. En el transcurso de un año, la relación entre la electricidad realmente generada y el potencial máximo de electricidad, se denomina factor de capacidad. Por lo tanto, para satisfacer la demanda de energía en estos casos es necesario contar con sistemas inteligentes de gestión de energía. El problema es el almacenamiento de la energía. Si bien hay muchos proyectos en marcha, la falta de financiación en investigación, favorece el desfase entre las estructuras creadas y la obtención de su máximo rendimiento.

Según Barnard, en el caso de la energía solar, el factor de capacidad varía entre el 15% y el 25%. Para los parques eólicos modernos, los factores de capacidad oscilan entre el 40% en tierra y el 77% por año para el mejor sitio en alta mar.

Por lo tanto es difícil hablar de eficiencia sin considerar otros factores. Actualmente, la energía nuclear aprovecha el 90% de su capacidad, el carbón al 60%, pero al final, la energía solar y eólica son más baratas, sus costos operativos están muy por debajo de los de gas o carbón,  y solo tienen que funcionar el tiempo suficiente para amortizar los costos de capital inicial. Hablamos de una inversión a medio-largo plazo, pero segura y rentable.

La transición no vendrá exenta de esfuerzos económicos de gran envergadura, pero serán recompensados.

Share This

Share This

Share this post with your friends!