Iniciar el cambio hacia un estilo de vida sostenible y reducir la huella ecológica, es uno de los objetivos que se están planteando muchas personas, con el inicio del nuevo año. ¿Qué estamos dispuestos a sacrificar? ¿Cuáles son los cambios que de forma sencilla podrían impactar con mayor contundencia? Probablemente, no hay una sola respuesta, existen ya numerosas herramientas, no solo para calcular nuestra huella, sino también para mostrarnos el camino a seguir.

Para muchos, la dificultad está en encontrar esas herramientas sencillas con las que evaluar cómo estamos impactando sobre el planeta y llevar a cabo acciones que realmente aporten. Por otro lado, surge la duda sobre si nuestras acciones individuales, son importantes. Menospreciamos el poder de nuestras decisiones como ciudadanos, familias, vecinos, trabajadores o consumidores. Sin embargo, la historia nos enseña que los cambios más importantes siempre partieron de la gente y las comunidades.

Las instituciones con sus decisiones políticas y las empresas integrando la sostenibilidad en toda su cadena de valor, son ejes clave para la transformación, pero no suficiente. Sin cada uno de nosotros tomando la responsabilidad de encaminar nuestro estilo de vida hacia la sostenibilidad, nunca llegaremos. 

Para ello, lo ideal es empezar con acciones sencillas y acotadas. En general, un exceso de información, muchas veces, oportunista, nos puede llevar a pensar que es una ardua tarea, lejos de nuestro alcance. Plantearse un estilo de vida sostenible y hacer todo lo que esté en nuestras manos para mitigar el cambio climático y alinearse con los objetivos de desarrollo sostenible, no puede ser más gratificante.

Medir nuestra propia huella ecológica, es sin duda la mejor manera de empezar a tomar conciencia. Aclaremos a priori, algunos conceptos básicos.

 

¿QUÉ QUEREMOS DECIR POR “MEDIR NUESTRA HUELLA ECOLÓGICA”?

 

La huella ecológica de una persona es una forma de mostrar su impacto en el planeta. Por ejemplo, podemos medirla a través de nuestras emisiones de gases efecto invernadero (GEI). De esta forma comparándola con otras personas y países, se establecen baremos sobre tu impacto en la tierra. Estas emisiones de carbono dañan el planeta, siendo la causa principal del caliento global y el cambio climático.

Medir la huella de carbono implica calcular las emisiones individuales provenientes del uso personal de energía, electricidad…así como el uso de materias primas y energía de los productos y servicios que se compran, como viajes, alimentos, vehículos, etc.

Pero la HUELLA ECOLÓGICA, es un concepto más amplio que la HUELLA DE CARBONO. Quizás una forma más sencilla de entender el impacto generado por cada uno de nosotros en el planeta. La huella ecológica mide la capacidad de la naturaleza para asumir el uso que hacen los seres humanos, de los recursos naturales y la generación de desperdicio.

Por lo tanto, medir la propia huella ecológica, implica entender nuestro consumo de recursos naturales y generación de desperdicio, comparado con lo que la naturaleza puede aceptar.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Fuente de: Global Footprint Network

 

HUELLA ECOLÓGICA INDIVIDUAL Y MEDIA POR PAÍS.

 

Según datos de Global Footprint Network, la huella ecológica por persona, es una forma eficiente de establecer una media por país, del impacto ecológico. Conocer esta media/país, ofrece información valiosa sobre cómo está viviendo su población de acuerdo a los límites del planeta. Solo a partir de esta información, se podrán iniciar acciones ajustadas a cada contexto poblacional. Para calcular la media de un país, es necesario conocer la huella ecológica/persona total y dividirla por el total de su población. Según los datos extraídos por GFN, para vivir dentro de los límites del planeta, la huella ecológica mundial debería igualar la biocapacidad disponible/por persona. Actualmente este límite está en 1,7 hectáreas por persona.

Por poner un ejemplo de la situación en la que nos encontramos, y la importancia de hacer público estos resultados. Según el ranking más reconocido a nivel mundial, Qatar tiene una huella ecológica de 14,7 hectáreas por persona. Lo que implica, que los ciudadanos que viven en este país necesitan casi nueve veces los recursos naturales y desperdicios, que nuestro planeta puede regenerar y absorber. Sin irnos tan lejos, Luxemburgo, ocupa el puesto número, 2, de los países con mayor huella ecológica per cápita, con 12,8 hectáreas/persona, lo que implica que sus ciudadanos demandan 7,5 veces más recursos de los que nuestro planeta puede asumir.

 

Un gran paso para tu estilo de vida sostenible, CALCULA TU HUELLA ECOLÓGICA y toma consciencia.

 

La footprintcalculator, es una herramienta sencilla, creada por La Global Footprint Network, avalada por los organismos internacionales y universidades más activas en la materia. A través de unas breves preguntas te ayudará a entender cómo de sostenible o insostenible es tu estilo de vida. Dicho de otro modo, cuántos planetas necesitaríamos, si todos viviéramos como tú.

Las preguntas se centran en conocer tu consumo en alimentación, vivienda, uso de alternativas ecológicas, aprovechamiento de recursos y energía en el hogar, desplazamientos y generación de desperdicios. Estas preguntas, te están dando la pauta de lo que realmente es importante, y cómo está en tus manos contribuir definitivamente al cambio.

En cada categoría, preocúpate de añadir detalles sobre el porcentaje o la frecuencia con la que usas/consumes aquello que te preguntan. El resultado será más exacto.

Es un test corto y sencillo, que te dará un resultado sobre tu huella ecológica, por categorías de consumo y toneladas de emisiones CO2 por año.  A través de apartados como “Explore your DATA”, podrás conocer los resultados globales y comparativos. Por último, el apartado de soluciones, te dará algunas pautas para mantenerte dentro de los límites del planeta, y con ello contribuir a cambiar la media de tu país.

Más del 80% de la población mundial vive usando más recursos de los que los ecosistemas puede regenerar. Lo que se llama países en déficit ecológico. En España la huella ecológica por persona es de 4, lo que significa que estamos utilizando los recursos de 2,3 planetas. Lejos de países como Qatar o Emiratos Árabes, pero aun así con mucho camino por delante.

Accede aquí a la herramienta.

 

 

Únete a la comunidad del cambio

La sostenibilidad social y medioambiental es el único futuro posible. Muchas de las soluciones están en tus manos. 

Muchas gracias por suscribirte!!

Share This

Share This

Share this post with your friends!