El trabajo digno y de calidad es un derecho humano y forma parte de los objetivos de desarrollo sostenible