La creciente demanda de moda ética y sostenible impone un cambio radical, al que la industria textil, una de las más contaminantes del planeta, tendrá que saber adaptarse.

La industria textil, uno de los sectores más productivos del mundo, arrastra una huella de carbono difícilmente superable por otras industrias. La alta rotación de inventario, en la denominada fast fashion se basa en sacar colecciones de ropa de forma continua y barata. Esto implica mano de obra poco remunerada, ausencia de derechos laborales, materia prima de baja calidad, contaminantes en su producción y ciclo de vida. Es precisamente en estas características donde radica el secreto del éxito de un modelo de negocio insostenible.

Pero no es solo un modelo de producción insostenible, también lo es el consumo. El mundo de la moda ha estado particularmente alejado de un consumidor consciente. Llevar lo último en moda y cambiar de modelo frecuentemente, ha formado parte del estilo de vida de una gran parte de la población.

El estrés con el que han convivido las cadenas productivas para estar a la altura de los continuos cambios de colección, ha provocado consecuencias nefastas, a lo largo de la historia.

Sucesos como el acaecido en Bangladesh, hace apenas 7 años, en el que más de mil trabajadores murieron por ser obligados a trabajar en un edificio a punto de desplomarse, pusieron la voz de alarma en un sector muy poco regulado.

El movimiento Fashion Revolution Week, nació ese mismo año para promover un consumo consciente y exigir un modelo de negocio ético y transparente.

La industria ha avanzado a paso lento, desde entonces en el punto de mira, mientras un ciudadano cada vez más consciente busca alternativas alineadas con los principios de justicia social y menor impacto medioambiental.

Sumado a la presión social, las estrategias de estado toman otra dirección y demanda a las empresas un giro hacia una economía circular y unas condiciones óptimas de salud y seguridad en el trabajo.

 

EL GIRO HACIA UNA ECONOMÍA CIRCULAR Y SOSTENIBLE EN EL SECTOR TEXTIL

 

La estrategia de gobierno “España Circular 2030”, fija unos objetivos para iniciar la transición de sectores clave hacia una economía basada en dar la mayor eficiencia a los recursos, los materiales y minimizar los residuos.

Políticas públicas centradas en legislar y apoyar los cambios necesarios para acompañar al sector textil en su giro hacia la sostenibilidad. Trabajar en mejorar la calidad y durabilidad de los materiales, mejorar las condiciones de trabajo en las fábricas y minimizar la generación de residuos tóxicos, será tan importante como crear un NUEVO CONCEPTO DE MODA.

Es decir, alejarnos del concepto FAST FASHION y educar al consumidor hacia una moda circular, basado en la calidad de la materia prima, la durabilidad, el reciclaje y la reparación creativa.

Por otro lado, para la Industria Textil, sería eliminar el modelo de negocio de “inventarios dinámicos”, por otro igualmente rentable, enfocado en colecciones en las que prime la calidad y no la cantidad.

El nuevo consumidor exige otro modelo de negocio, por lo que la Industria textil tendrá que reinventarse para seguir a flote, y no servirá con una declaración de buenas intenciones y millonarias campañas de greenwashing. Necesitará conocer la historia que hay detrás de cada artículo, al igual que otros aspectos determinantes en su decisión de compra. Algunos de ellos son; el impacto medioambiental, la materia prima utilizada, la gestión de los recursos, el bienestar animal, el comercio justo y las condiciones laborales en toda la cadena de suministro.

Mientras tanto, el surgimiento de un número relevante de nuevas marcas de moda ética y sostenible, revela una fuerte demanda, hasta ahora, insatisfecha.

A pesar de esta marcada tendencia, el momento de la compra sigue siendo el gran hándicap de los consumidores que buscan tiendas de moda sostenible. El consumidor de moda sostenible, también desea conocer la historia detrás de cada producto, necesita confiar, tener a mano estos productos y contar con una buena relación calidad precio.

Todos estos factores son fundamentales en su decisión de compra y no siempre están claros y accesibles.

MODA ECOLÓGICA Y SOSTENIBLE. «ETHICAL TIME», la primera plataforma de moda sostenible certificada.

 

tiendas de moda sostenible online
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Contando con ello y como sello de verificación de Moda sostenible Real, nace la plataforma Ethical Time. Todas las marcas

que encontrarás en esta plataforma pasan por un filtro en el que no solo se analiza el origen de los materiales, si no que

garantiza un trabajo digno para toda la cadena de producción y suministro, y un impacto medioambiental positivo.

Ethical Times es una apuesta segura por la sostenibilidad en el sector textil. Su plataforma cuenta con una selección

exquisita de marcas sostenibles al precio mínimo garantizado. Comprar moda sostenible de confianza y al mejor precio, es

ahora posible gracias a esta plataforma de moda ética.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Ignasi Eiriz, Ceo y Fundador de Ethical Time.

«Hace un tiempo decidí que no quería que hubiesen personas explotadas haciendo mi ropa… Viajé a Bangladesh a visitar fábricas, y allí vi que debíamos cambiar todo el sistema»

Ethical Time surge para dar soluciones reales a la contaminante e insostenible industria textil. 

Una cuidada selección de marcas y productos éticos, al precio mínimo garantizado, para un nuevo consumidor de moda interesado en comprar de forma consciente, acorde a sus principios y el cuidado del planeta.

Única plataforma de venta de moda ética y sostenible con  sello de verificación Real Sustainable Fashion®, que certifica las prácticas sociales y medioambientales de todas sus marcas, en toda la cadena de producción y suministro.

Ethical Time representa una alternativa de confianza para aquellos que creen que su consumo puede realmente cambiar el mundo.

 

MODA EN POSITIVO. LO más buSCADO PARA VESTIR DE FORMA ÉTICA.

Según el estudio de Moda Sostenible de Lyst, estamos ante un CAMBIO SOCIAL PROFUNDO, también visible en el consumo de moda. El interés por marcas ecofriendly, ha aumentado muy por encima de otros productos hasta ahora afianzados en el mercado.

El Informe de Lyst analiza el comportamiento del consumidor en internet, en cuanto a sus búsquedas, opciones de compra y comentarios en las redes sociales.

A escala global ropa de baño sostenible, joyería ética o reutilizada y ropa deportiva de deporte, han aumentado sus búsquedas hasta un 151%. Conceptos como “chaquetas sostenibles”, “moda reciclada”, “marcas sostenibles de moda” o “algodón orgánico”, aumenta cada año más de un 40%.

El cambio de mentalidad y la apuesta por productos sostenibles en los consumidores es un hecho indiscutible. Durante el año 2019, la palabra clave “slow fashion” obtuvo más de 90 millones de impresiones en redes sociales.

La moda sostenible en España, también va haciéndose hueco, aunque las preferencias de consumo ético, son diferentes a otros países. 

A la hora de comprar moda sostenible, los españoles se decantan por Camisetas ecológicas mujer, Zapatillas deportivas veganas, Ropa de baño sostenible, bolsos de moda sostenible…

La moda ética en España, todavía tiene nombre de mujer, con una tendencia más lenta en el caso de los hombres.

Sin duda, la industria textil y la denominada fast fashion, también empieza a tomar consciencia de este cambio en los hábitos de consumo y no quiere quedar atrás. Empresas como H&M inician sus estrategias de sostenibilidad creando un depósito de residuos, donde sus clientes pueden dejar los restos de ropa usados para confeccionar nuevas colecciones. O Adidas, creando nuevas líneas de productos sostenibles, como sus zapatillas de plástico reciclado, que supuso para la firma un incremento del 305% en las visitas a su página, en su año de lanzamiento.

ESTILO DE VIDA Y ORGANIZACIONES SOSTENIBLES

Únete a esta comunidad para estar al día sobre lo que es bueno para tí y el planeta

You have Successfully Subscribed!

Share This

Share This

Share this post with your friends!