No podemos esperar únicamente a la buena voluntad empresarial para forjar un verdadero y medible plan hacia una recuperación sostenible, y principalmente en lo que refiere a la reducción de emisiones. La historia nos enseña que, es el gobierno quién a través de sus políticas, es capaz de generar las condiciones óptimas para impulsar los cambios necesarios. Medidas impositivas, como poner un coste financiero a las emisiones de carbono, sería una de las formas para reducirlas.

Resulta una paradoja que muchos paquetes de estímulo y recuperación sigan beneficiando los combustibles fósiles frente a las energías limpias. Según una investigación del Institute for Sustainable Development (IISD), la mayoría de los países del G20, siguen la tendencia anterior a la crisis. Lo que significa que continúan comprometiendo los fondos públicos a combustibles fósiles, por encima de las energías limpias.

Aunque las energías renovables jugarán un papel clave en la descarbonización, los subsidios siguen jugando a favor de los combustibles fósiles. Especial atención merece la bioenergía, una gran olvidada, pero con un considerable potencial. Es crucial que en los paquetes de recuperación económica, el estado enfoque su inversión en innovación y el desarrollo de soluciones tecnológicas aplicadas a la bioenergía para el transporte y otros sectores. Lo que conllevaría una oportunidad única para la generación de puestos de trabajo.

GRAVAR LOS COMBUSTIBLES FÓSILES Y ASIGNAR FONDOS A POLíTICAS SOCIALES Y MEDIOAMBIENTALES.

El panorama actual del bajo precio del petróleo, podría ser el momento ideal para apoyar definitivamente los combustibles sostenibles, de baja emisión de gases efecto invernadero (GEI).

Gravar las emisiones de combustibles fósiles mientras se incentiva y apoya las energías limpias, implicaría el impulso necesario para cumplir los objetivos de reducción de gases con meta 2030 y 2050. Expertos y 25 premios nobel avalan gravar la energía fósil como instrumento de estimulación en la transición energética.

Es necesario, por otro lado, hacerlo de forma paulatina, ofreciendo soluciones y medidas compensatorias al ciudadano. Esta medida fiscal que podría categorizarse como “Impopular”, (repercutiría finalmente en el consumidor), tiene que necesariamente ofrecer garantías sociales y de estímulo económico.

El grupo de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), en un estudio realizado a finales del 2019 con datos de Eurostat, estima en más de 10.000 millones de euros/año, la recaudación resultante de gravar todas las actividades y productos que emitan GEI.

Numerosos países han aplicado durante años estas medidas de fiscalidad medioambiental como fórmula de recaudación en crisis económicas, con muy buenos resultados.

Y es que gravar impuestos al carbono cumpliendo con el principio “quien contamina paga”, y obteniendo resultados que revierten en beneficios sociales, no debiera parecer impopular. Altos precios en la energía fósil, desincentiva su producción y consumo, políticas que deben ir acompañadas de una fuerte inversión social y económica en tiempos de crisis.

Existen numerosos casos en los que aplicar tasas a las energías “sucias” son fórmulas que combinan de forma exitosa políticas sociales y ambientales. En el caso de Canadá se grava el carbono, se encarece su consumo, al mismo tiempo que se garantiza la devolución al ciudadano por diferentes conceptos.

PAíSES NÓRDICOS referentes en recuperación sostenible.

RECAUDAR FONDOS PARA EL BIENESTAR SOCIAL Y EL IMPULSO ECONóMICO A TRAVÉS DE IMPUESTOS SOBRE LOS COMBUSTIBLES FÓSILES.

Pero sin duda el mejor ejemplo de economías prósperas y saludables, aplicando políticas sociales y ambientales, durante décadas, son los países nórdicos.

Estos países llevan desde los años 90, en plena crisis, utilizando los impuestos a la energía como fuente de recaudación y de recuperación, aumentando ingresos y reduciendo déficits.

Más que provocar una recesión económica que auguraban los escépticos, estas medidas supusieron una disminución de las emisiones industriales y un crecimiento económico por encima del 50% en países como Suecia. Otros como Dinamarca y Noruega, crecieron por encima del 70% en los últimos 30 años, gracias a estas medidas.

Los nórdicos son también referente en generar aceptabilidad a la hora de aplicar impuestos que revierten directamente en la salud, la educación o el crecimiento económico. Aplicar estas políticas impositivas ha hecho posible la inversión en paquetes de energía limpia, impulsando la innovación, la adopción de nuevas tecnologías, el empleo, al mismo tiempo que se asignaron fondos para propósitos sociales.

La fiscalidad ambiental es sin duda una herramienta clave que penaliza la emisión de GEI y permite una inversión directa en tecnología sin emisiones, y por lo tanto un estímulo a la implantación de las energías renovables. Si los fondos además se destinan a medidas sociales y de recuperación económica, es posible ganar los puntos necesarios para conseguir la aceptación popular.

ECONOMíA CIRCULAR Y EL AHORRO ENERGÉTICO. MUCHAS VIDAS A LOS METALES ESCASOS

Importante añadir, un último apunte relativo a los metales, considerados críticos para la industria electrónica, como son el litio, el cobalto o el coltan. La creciente e imparable demanda de estos metales, su escasez y el alto impacto medioambiental en su extracción y producción, generan el escenario adecuado para su regulación. Siguiendo con la línea de lo comentado, controlar el mercado desde la carga impositiva supondría una optimización y eficiencia en su uso. Desfavoreciendo la extracción o entrar en redes de distribución y de esta forma promoviendo y dirigiendo la industria hacia una recuperación de los materiales y un reciclaje continuo para su reutilización.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Dora Requena es experta en Marketing con impacto y Comunicadora Social de referencia en el ámbito de la Sostenibilidad y la Responsabilidad Social Corporativa

 

Si quieres saber cómo materializar los esfuerzos de sostenibilidad en tu organización, contacta sin compromiso.

info@sosteniblesposible.com

ESTILO DE VIDA Y ORGANIZACIONES SOSTENIBLES

Únete a esta comunidad para estar al día sobre lo que es bueno para tí y el planeta

You have Successfully Subscribed!

Share This

Share This

Share this post with your friends!